Registro

Aproximadamente, una de cada 12 personas en el mundo es una niña o mujer joven de entre 10 y 24 años de edad. Las niñas y mujeres jóvenes son uno de los sectores de la población que más rápido crece en los países en vías de desarrollo, y su salud y bienestar es fundamental para crear y mantener economías fuertes y comunidades saludables. Pese a ello, las evaluaciones precisas sobre el acceso a la educación, los niveles de pobreza y las actividades del censo de la población en general se ven obstaculizadas por la falta de datos oficiales sobre mujeres y niñas. Sin esta información básica, es difícil evaluar la necesidad de asistencia extranjera y de programas locales de bienestar social.

La mayoría de los países en vías de desarrollo no registra la cantidad de niñas y jóvenes de su población debido a la falta de voluntad política o a la incapacidad de registrarlas; es decir, de emitir certificados de nacimiento u otras formas de identificación oficial. Esto significa que, al crecer, las niñas tendrán problemas, o les resultará imposible, asistir a la escuela o conseguir un empleo. No podrán comprar tierras ni comenzar su propio negocio. Tampoco podrán votar. Probablemente quedarán confinadas a sus hogares y no recibirán una remuneración —serán miembros invisibles de la sociedad—.

Las cifras

  • A pesar de que la mayoría de los países cuentan con leyes de registro de nacimientos, cada año 51 millones de niños, menores de cinco años, no son registrados al nacer.
  • Los registros de nacimiento son esenciales para las personas y las sociedades; las personas se benefician de la condición jurídica que les brinda el certificado, y las sociedades se benefician de la disponibilidad de estadísticas de calidad en relación con importantes eventos de la vida.
  • Un comprobante de nacimiento reconocido a nivel nacional es la clave para determinar la nacionalidad de un niño, el lugar de nacimiento, la filiación y la edad; sin esto, es imposible obtener un pasaporte o un documento nacional de identidad.

Lo que tú puedes hacer

La falta de registro de las niñas también significa que el gobierno de EE. UU. no está cumpliendo totalmente con su compromiso de dar prioridad a las niñas y las mujeres en su política extranjera. En 2013, Girl Up lanzó una campaña para informar a los legisladores sobre la importancia de registrar a las niñas y promover políticas que garanticen lo siguiente:

  • Que las niñas sean tomadas en cuenta. Estados Unidos debe comprometerse a apoyar y promover programas para ayudar a que los países en vías de desarrollo establezcan y expandan sus sistemas de registro e identificación nacionales, lo que incluye certificados de nacimiento y documentos nacionales de identidad. Esto dará más visibilidad a las niñas y jóvenes ante los legisladores y revelará en qué lugares se les excluye.
  • Inversiones en programas para las jóvenes. Estados Unidos debe respaldar inversiones estratégicas en programas que se enfoquen en las adolescentes como miembros que contribuyen al éxito de las sociedades.
  • Que las jóvenes tengan igualdad de oportunidades. Estados Unidos debe apoyar el fin de la discriminación de las jóvenes y el incremento de sus derechos de propiedad para garantizar que las adolescentes se beneficien de manera igualitaria de derechos básicos, como el acceso a la educación.

Existe una solución para garantizar que más niñas de todo el mundo, independientemente de dónde nazcan, sean tenidas en cuenta al igual que el resto de las personas: la Ley de Registro de las Niñas (Girls Count Act).

Apoya la Ley de Registro de las Niñas