Komal, India

Komal 1

Atta-Satta. Ese es el nombre para los matrimonios de intercambio en la comunidad de la India donde vive Komal.

Komal era una ávida estudiante que prefería leer un libro en lugar de mirar televisión. Soñaba con ir a la universidad y tener un buen empleo. Sin embargo, a los 16 años, los padres de Komal la entregaron en matrimonio a cambio de una esposa para su hermano.

Una novia por otra.Atta-Satta.

Casada a los 16 años, Komal se enfrentó repentinamente a un futuro muy diferente al que alguna vez se había imaginado. Esperaba que su nuevo esposo le permitiera completar sus estudios, pero se quedó embarazada incluso antes de cumplir 17 años.

“Desde aquel momento, casi nunca me permitían salir de la casa. Todo el mundo salía a comprar, a ver una película o asistían a actividades del vecindario, pero yo no”, señala Komal. “Algunas veces, cuando no había nadie en casa, leía mis viejos libros de la escuela, y sostenía a mi bebé mientras lloraba”.

Ninguna chica debería ser obligada a abandonar la escuela, casarse siendo aún una niña o tener hijos antes de estar lista. Pero al igual que Komal, así es la vida para muchas jóvenes en India. De hecho, el 70 % de las niñas y jóvenes de entre 6 y 16 años abandonan la escuela. Y un tercio de las mujeres actualmente vivas que se casaron antes de los 18 años viven en India.

En algunos lugares de India, existe una marcada preferencia por tener hijos varones; las mujeres generalmente son vistas como cargas económicas para la familia y no se consideran dignas de que se invierta en ellas. Es por eso que cuando Komal dio a luz a una niña, las personas que la rodeaban expresaron indignación. Sintió un gran amor por su hija, pero aun así se la culpó por no haber tenido un varón.

Si bien Komal fue obligada a abandonar sus planes futuros y a cuidar a una familia mientras todavía era una niña, no es tarde para su hija, ni para miles de otras niñas como ella.

“Con algo de suerte, las costumbres como el Atta-Satta y el matrimonio infantil habrán desaparecido por completo cuando mi hija crezca, y podrá completar su educación y casarse solo cuando ella lo desee”, señala Komal.

Todas las jóvenes del mundo deberían poder controlar sus propias vidas y crear el futuro que desean. Cuando una joven puede decir no al matrimonio infantil y sí a la educación, esto tiene un impacto en su familia, su país y nuestro mundo.

India está repleto de jóvenes inteligentes, talentosas y optimistas como Komal: mujeres a las que les encanta leer, ir a la escuela y trabajar arduo. Trabajemos para construir un mundo mejor dando el primer paso: empoderar a una chica.

En 2015, Girl Up tomó la emocionante decisión de expandir sus iniciativas de recaudación de fondos para llegar a más jóvenes en India y ayudarlas. Este nuevo programa, dirigido por el UNFPA y financiado por Girl Up, busca proteger los derechos de las jóvenes y ayudarlas a retrasar el matrimonio infantil. Prestando especial atención a las jóvenes que no asisten a la escuela, esta iniciativa educará a niñas y jóvenes de la región de Rajasthan en India sobre problemas de salud importantes y les brindará acceso a los recursos que necesitan para controlar sus propias vidas y futuros.

Obtén más información sobre el programa.